Pocino postula a “orgullo de ser gendarme”

Funcionario de Gendarmería de Pozo Almonte busca representar a la región en la tercera versión del concurso que la institución desarrolla a nivel nacional, “el orgullo de ser gendarme”.

Carlos Fuenzalida Moraga, suboficial de Gendarmería del Centro de Detención Penitenciario (CDP) de Pozo Almonte, con 25 años de servicio, nacido en Lautaro y avecindado desde el 2007, en la comuna de Pozo Almonte, donde se casó y ha criado a sus tres hijos, uno estudia en el liceo de Pica, otro estudia en la Escuela Básica “Fuerte Baquedano” y, una hija que estudia kinesiología en la Universidad Santo Tomás y que espera seguir trabajando y viendo en la comuna.

ELECCIÓN

“Nací en una zona en el sur donde es difÍcil tener trabajo estable y postular a Gendarmería me abrió esa posibilidad. Después de la Escuela de la institución en Santiago tuve la primera destinación en un penal de la capital. Luego, fui trasladado a Concepción y de allí el 2007 llegué a Pozo Almonte, una comuna muy tranquila donde vivir”, comentó Fuenzalida sobre la elección de ser gendarme.

EXPERIENCIA

De las razones para postularse, aclaró que “son mis compañeros de trabajo los que me postularon en parte porque comparto con ellos los incentivo a hacer deporte aunque no se ha podido por la pandemia. Y porque la experiencia, mi propia experiencia siempre me lleva a aconsejarlos para que no comentan errores, para evitar situaciones adversas”, dijo sobre su participación en el concurso.

La experiencia es la que lo tiene como un buen consejero reconocido por sus colegas. En su memoria está siempre su difícil inicio saliendo de la Escuela de la institución, donde la teoría se confronta con la realidad de los recintos penitenciarios, donde se cumplen turnos de 24 horas. “Enfrentar la teoría con la realidad cuando se tiene corta edad, es complejo”, precisó.

LA JEFA
Sheilla Vega Pizarro, alcaide del CDP de Pozo Almonte y jefa del suboficial Fuenzalida argumentó que “en pandemia hemos estado realizando variadas actividades sociales que nos han permitido ayudar a la Iglesia y a algunas familias de Pozo Almonte y La Tirana. Si bien, todos mis funcionarios a cargo son destacables, en esta oportunidad, el suboficial es sobresaliente por su participación activa en estas acciones”.

Agregó que “nuestro trabajo en general no está a la vista de todos. Acá nuestro funcionario cumple jornadas de 24 horas y eso hace que no todas las personas son capaces de estar 24 horas seguidas cumpliendo con cuidar espacios o recintos fiscales y además, tener tiempo para acciones sociales”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Te pillamos pu\'compadre !!