Joven estudiante y su brigada solidarizan con personas de Alto Hospicio

Con el fin de apoyar a personas en situación de calle de la comuna de Alto Hospicio, la Brigada por la Dignidad, grupo conformado por personas solidarias autoconvocadas, colabora con comedores y ollas comunes en los sectores del Boro y la Pampa de la ciudad vecina.

Esta brigada que lleva cinco meses funcionando, tiene como propósito a corto y mediano plazo, apoyar y colaborar con las necesidades prioritarias de la gente que lo necesita con entregas de alimentos, ropa de abrigo, ecopañales y artículos de aseo, entre otros artículos de primera necesidad.

Como meta a largo plazo, la Brigada por la Dignidad pretende “seguir funcionando como organización autogestionada para garantizar una vida digna a nuestros vecinos y amigos de la comuna, con actividades que vayan en pro de entregar herramientas para seguir con la autogestión y que los comedores sigan funcionando también para organizaciones vecinales que se estén formando en esta crisis sanitaria y económica”, indicó Victoria Espinoza, estudiante de la carrera de Psicología UST, quien además, es fundadora y coordinadora de la Brigada por la Dignidad que funciona desde marzo en la comuna de Alto Hospicio. 

A su vez, Victoria, agregó que “queremos continuar con la gestión de donaciones de alimentos para colaborar con las más de mil raciones diarias que realizan los comedores. También apoyar a madres en sectores vulnerables con ecopañales por medio de nuestra comisión de Madres e Infancia, acompañándolas en este nuevo camino al uso de un pañal totalmente ecológico, sustentable y mucho más económico a largo plazo”.

Para finalizar, la tomasina destacó el poder contribuir en esta causa, ya que “este es mi sueño, desde los 17 años que he participado en distintos voluntariados, casi siempre ligados al área educacional. Hace poco volví a Chile, después de vivir siete años en Argentina, donde en otros voluntariados aprendí mucho sobre la autogestión y no apegarse a la institucionalidad que tiende a ser asistencialista e impersonal. También aprendí que los vínculos que se generan en el trabajo colaborativo son tan o más importantes que las redes para gestionar ayudas. Y con ese enfoque es que la brigada nació, desde una mirada territorial, traspasando conocimientos y experiencias, donde el único requisito sea aportar según las habilidades que cada uno posea”, finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Te pillamos pu\'compadre !!