La historia del argentino anticuarentena que murió por Covid-19

Un argentino que participaba en marchas en contra del confinamiento por la Covid-19 murió por la enfermedad a los 74 años.

Según informó Infobae, se trata de Ángel José Spotorno, un jubilado y viudo que mantenía una vida muy activa. Sin embargo, murió el pasado 16 de junio en el barrio de Mataderos, en Buenos Aires.

El citado medio habló con su prima, Marita Rivera, quien aseguró que “de los 90 días que vivió en cuarentena, unos 85 habrá estado en la calle. Él siempre se cuidó mucho, no tenía ninguna enfermedad ni había tomado nada”.

La mujer relató que el hombre, quien apoyaba al expresidente Mauricio Macri, gustaba del activismo virtual y quede ahí saltó a las protestas anticuarentena en el Obelisco.

“Un día él me dice ‘fui a la concentración en el Obelisco’. Hablamos hasta la 1 de la madrugada. Le dije que no entendía por qué hacía esto sabiendo que la mayoría de la gente cumplía la cuarentena y él no. Estaba muy enojada, al punto de decirle que si le llegaba a pasar algo, que deje una notita declarando que no iba a ocupar una cama de terapia intensiva”, relató.

Fallecimiento

Spotorno siguió participando de las protestas. Hasta que llegó junio. “A la semana me llama y me dice: ‘Me la pesqué’“, dijo Riera.

Tras empezar con problemas respiratorios, el 10 de junio fue al Hospital Álvarez y fue devuelto a su hogar. Tras ello el 13 debió concurrir de nuevo, pero los médicos le diagnosticaron una alergia, por lo que le aconsejaron que abrieran las ventanas de su casa.

Finalmente, perdió la vida en su hogar, sentado en un sillón frente a la TV. El certificado de defunción llegó el 20 de junio, con causas de muerte “Neumopatía” y “Covid-19″.

¿Qué pensaba de la Covid-19? “El creía que era un resfrío como cualquiera. Era anti. Se murió pensando que tenía una alergia, aunque se asustó un poco cuando me dijo ‘me la pesqué‘. Me preocupa porque no sé cuanta gente debe estar pensando lo mismo. Él me decía: ‘Me voy caminando a todas partes, no me va a agarrar nada’. Ni sé si usaba barbijo. Y saludaba a todos, hasta al policía de la esquina. Él estaba tranquilo: decía que nadie lo iba a frenar“, aseveró su prima.

“Él estaba con el celular todo el día y administraba varios grupos. A veces pienso por qué sus mismos correligionarios no lo cuidaron y le dijeron ‘quedate vos en casa que salimos nosotros’. Todos en esos grupos de Facebook se mostraron dolidos cuando supieron de su muerte y dieron el pésame, pero sigo leyendo que están armando nuevas convocatorias. Es como si no hubieran entendido. Falta conciencia”, agregó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Te pillamos pu\'compadre !!